Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La nueva película del Hombre Araña nos muestra cómo un chico de 16 años asciende al lado de Los Vengadores. Pero no será fácil ya que luchará contra el dilema de seguir siendo un héroe de ciudad o uno global, tras los hechos de "Avengers: Endgame".

Como nunca antes una película de Spider-Man había estado tan conectada con el universo que la originó por temas contractuales –los derechos de los cómics para llevarlos al cine los adquirió Sony Pictures–, el Hombre Araña ha estado al margen de las películas de Marvel, hasta ahora. El anuncio lo hizo hace algunos meses Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, cuando estaba por estrenarse "Avengers: Endgame", película que amarró los cabos sueltos de la última fase del universo cinematográfico de Marvel (MCU, por su sigla en inglés). De ese modo, la historia del adolescente Peter Parker, o Spider-Man, deja de ser una isla y adquiere relevancia en el contexto de esta famosa casa de cómics, ahora propiedad de Disney. Allí está la importancia de "Spider-Man: lejos de casa" ("Spider-Man: Far from Home"), que se estrenó el jueves pasado.

"En esta película hay mucha más acción que en la primera –‘Spider-Man: de regreso a casa’ (‘Spider-Man: Homecoming’, de 2017)–. Pero, en definitiva, es más importante porque, esta vez, Spider-Man será incapaz de mantener los hechos en secreto, todo será más global después de lo ocurrido en ‘Endgame’. Así que el foco de atención realmente está en él, mientras que en la primera película sentí que guardé un perfil bajo, lo cual fue bastante agradable", cuenta el actor Tom Holland, que se puso de nuevo el traje del Hombre Araña para emprender otra aventura.

Para muchos, la alianza entre dos estudios rivales, Sony y Disney, es una astuta estrategia de mercadeo que llevará a más gente a las salas de cine, un hecho que se sumó al reestreno, esta semana, de la misma "Avengers: Endgame" con escenas inéditas que también conectan con la trama del chico arácnido.

En "Spider-Man: lejos de casa", "si bien hay aspectos menores en donde Peter Parker parece más viejo y más adulto, todavía tiene 16 años y solo quiere divertirse", bromea Holland.

Peter intenta dejar de lado, al menos por un tiempo, sus superpoderes, para pasar unas vacaciones en Europa con sus amigos. Pero Nick Fury lo contacta de urgencia, pues la presencia de cuatro seres monstruosos (Hydron, Magnum, Hellfire y Zephyrserán) lo obligarán a trabajar.

El Tiempo tuvo acceso a una entrevista con Holland (Londres, 1996) acerca de su experiencia en esta película y su relación con los demás actores del reparto.

¿Qué le sorprendió en la secuela?

El hecho de que pudiéramos filmar en Londres fue una grata sorpresa. La primera película se llamaba "Spider-Man: de regreso a casa", e irónicamente yo estaba a miles de kilómetros de distancia. La de ahora es "Lejos de casa", pero estaba a 40 minutos de mi hogar, en Londres.

Hablando en serio, el guion te adelanta que esta película es a gran escala, pero también fue un placer leer algo que sorprenderá al público.

¿Pudo hacer usted mismo todas sus acrobacias?

Claro que no. Hay algunas cosas que simplemente no puedo hacer, y estoy muy feliz de que mi doble las haga, las hace mejor. Me encanta hacer mis propias acrobacias, eso me sube la adrenalina, y pues si eso va en pro de que la película sea mejor, estoy totalmente a favor.

¿Cómo fue la dinámica con Nick Fury y el trabajo con Samuel L. Jackson?

Es genial trabajar con Samuel, es muy divertido. Siempre he sido su fanático, desde que era chico, cuando vi "Pulp Fiction". Es muy interesante verlo en la pantalla con Peter Parker, porque obviamente Peter es un tipo alegre y optimista, y, en contraste, Nick da miedo; es un poco como Iron Man, pero sin el descaro.

Parece que tiene una química interesante con actores veteranos, porque también comparte con Jake Gyllenhaal (Mysterio).

Tengo mucha suerte de trabajar con ellos. Me reúno con mi agente cada año: nos sentamos y revisamos una lista de actores y de directores con los que me gustaría trabajar, y Jake estaba ahí. Todos los actores con quienes he compartido tienen un "switch": cuando les dicen "acción", te das cuenta de que actúan. Pero Jake no tiene eso. Es constante, esté o no en su personaje. A veces te desconcierta porque piensas que te está hablando, pero está actuando.

Hay un traje novedoso en esta entrega.

Es maravilloso porque es más accesible y me puedo quitar la máscara. Se ve muy rudo. El enfoque con un personaje como Spider-Man aquí es completamente diferente; por lo regular, viste de rojo y azul, y ya. Pero un nuevo traje es algo que emocionará al público.

¿Hubo mucha improvisación durante el rodaje?

Jon (Watts, que repite en la dirección) te permite hacer una toma de 20 minutos de puras tonterías, pero los últimos 30 segundos podrían valer oro. Crea un ambiente en el que los actores pueden cometer errores, creativamente hablando, lo cual es algo raro entre los directores. Lo que es bonito en un filme de esta magnitud es que puede decirte: "Hagámoslo 20 veces más para ver si lo podemos hacer bien".

¿Cómo fue la experiencia de luchar contra cuatro villanos?

Cuando Jon me envió la idea, pensé: "Wow, pelear con unas criaturas monstruosas es mucho más que con Vulture". Pero cuando ves los efectos y lo que están planeando hacer con estos monstruos, es realmente una proeza increíble. Cuando Parker se reúna en equipo con Nick Fury, Maria Hill y Mysterio encontrarán una solución a esta locura.

0
0
0
s2sdefault