Ratio: 1 / 5

Inicio activadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La reina Isabel II y su familia está rodeada de lujos. Palacios, propiedades, joyas, autos, colecciones de arte y ropa carísima evidencian la opulencia de la monarquía inglesa. Tres son las fuentes de las cuales la corona obtienen todo su capital.

El término “monarquía inglesa” generalmente está asociado a las palabras escándalo, poder, lujo y, sobre todo, mucho dinero. Hace muchísimos años, la nobleza de aquella región europea obtenía sus riquezas gracias a su “trabajo”, a través de las conquistas de territorios o haciendo alianzas matrimoniales estratégicas.

Sin embargo, poco (o casi nada) de eso es válido en la actualidad. Hoy en día la riqueza de la corona británica se mantiene de una manera muy distinta.

Para nadie es un secreto que la Casa Real británica posee una enorme fortuna, pero lo que pocos saben es la forma en la que la mantiene o la incrementa.

Contrario a lo que se suele creer, no toda la riqueza de la Corona le pertenece a la reina, sino a quien sea el portador del título que ella ostenta desde hace casi 68 años. Esto quiere decir que, de un momento a otro, gran parte de las riquezas, como algunas de las joyas, el palacio de Buckingham, el castillo de Windsor e infinidad de activos más, podría pertenecerle a su hijo el príncipe Carlos, a su nieto William o a su bisniesto Jorge.

A raíz del reciente escándalo protagonizado por Meghan Markle y Harry, han surgido infinidad de estudios que intentan calcular el valor neto de la Corona inglesa, pero resulta casi imposible establecer la cantidad exacta. El ranking del Sunday Times llegó a cuantificar 458 millones de dólares de patrimonio privado, mientras que otros cálculos que suman las propiedades de la Corona estiman que el patrimonio real asciende a unos 15.9 millones de dólares.

Según El País, tres son las fuentes de financiación de la monarquía del Reino Unido: el Sovereign Grant (subvención soberana); el Privy Purse (monedero privado, en su literalidad; básicamente, los ingresos privados de la reina Isabel II); y las inversiones personales de la reina.

1. La subvención soberana

En Inglaterra existe un presupuesto del Estado destinado a los gastos de mantenimiento de la institución; es el dinero de los contribuyentes orientado a mantener con decoro la Jefatura del Estado. En el Reino Unido, esta partida procede del llamado Crown Estate (terrenos de la Corona). De naturaleza semipública, sin pertenecer ni al Estado ni a la Corona, comprende una vasta colección de tierras en Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte y, nada más y nada menos que, el fondo marino de todo el país.

La mina de oro que ha hecho crecer los ingresos generados por el Crown Estate corresponde al arrendamiento de partes del fondo marino a compañías energéticas para la construcción de alrededor de 30 parques eólicos en alta mar.

Aunque en sus inicios eran propiedad real, sus beneficios se destinan hoy al erario público. El Gobierno destina cada año un 15% de sus ingresos a la Casa Real. La cifra, en el periodo 2018-2019, fue de 95 millones de euros.

La subvención soberana se emplea para pagar los gastos de seguridad, dietas, viaje y personal, más el mantenimiento de los numerosos palacios reales (sean públicos o privados).

2. Ducado de Lancaster

Es la fuente de ingresos privados más importante antigua de la reina Isabel II, ya que ha sido heredado de monarca en monarca desde 1399. Todas las ganancias del ducado son las que conforman la Bolsa de Gastos Personales de la Corona (Crown Privy Purse), que se destina entre otras cosas al mantenimiento de las residencias reales y a los gastos personales y oficiales de la Corona.

El ducado agrupa bajo un solo nombre al total de propiedades con las que se han hecho la familia real a lo largo de 700 años. Dichos activos van desde 18,000 hectáreas de tierras hasta minas de caliza y piedra arenisca, pasando por supuesto por propiedades inmobiliarias rentables. El manejo de estos bienes (como los nueve castillos del ducado) han sustentado a la Corona desde el siglo XVIII y generaron una ganancia de 24 millones de euros el año pasado.

Estos fondos también son utilizados por la reina para mantener a descendientes que no están incluidos en la nómina de la familia real ni se cuenta con ellos para actos oficiales. Es el caso de las dos hijas del príncipe Andrés (tercer hijo de Isabel II), Beatrice y Eugenia.

3. Las inversiones personales

La reina también posee varias propiedades privadas que ha heredado. Es el caso del castillo de Balmoral, donde la reina veranea y el castillo de Sandringham, donde pasa navidades con su familia. Todos los ingresos que generan ambas propiedades (turismo, eventos, etc) le pertenecen.

En cuanto a sus joyas se debe distinguir entre las que forman parte de su colección personal y aquellas que son de su propiedad solo mientras ocupe el trono. No se sabe en cuánto están valoradas las joyas personales, pero las reales se estiman que tienen un valor de entre 3.500 y 5.500 millones de euros. Como si fuera poco, al patrimonio personal se le debe sumar las obras de arte y la colección de sellos postales que ha permanecido en la familia real desde el siglo XIX.

La fortuna de Enrique y Meghan

En su página web, Harry y Meghan han dicho que ya no recibirán fondos a través de la Subvención Soberana, por lo que se convertirán “en miembros de la Familia Real con independencia financiera”.

Al parecer Harry sí tiene la solvencia económica que le permitirá llevar un estilo de vida de alto nivel. Y es que él y su hermano William William recibieron la mayor parte de la fortuna de $16,9 millones que dejó su madre, la princesa Diana.

También se sabe que cuando Harry cumplió 30 años en 2014, recibió cerca de $13.3 millones de un fondo fiduciario creado por Diana.

Asimismo, presuntamente su bisabuela, la Reina Madre, le heredó millones de libras.

A todo esto se le sumará el dinero que generará con su marca “SussexRoya”, la cual fue registrada antes de que se desatara la actual crisis. Expertos en temas financieros y marketing estiman que gracias a ese nombre podrían obtener hasta 500 millones de euros cada año.

 

0
0
0
s2sdefault